Regalo de MORGANA

Regalo de MORGANA
Gracias por tu regalo, me hace ilusión y cada vez que lo miro te recuerdo.

lunes, 24 de mayo de 2010

MI CASA DE CAMPO Y LOS ANIMALES




Nuestra segunda vivienda en el terreno del campo, la diseñé a mi manera, la sala con la chimenea es para convivir en invierno, el porche es para el resto del año, nos resguarda del sol y nos muestra todo un terreno con cerramientos de arizónicas, árboles en los lados, con rosales y otros tipos de flores,una piscina, un pequeño huerto y una terraza para descansar con las más cómodas tumbonas o hamacas.


Siempre tengo la sensación de que somos intrusos en un hábitat de pequeños animales, creo que les hemos invadido y les estamos molestando; aunque por otro lado, pienso que ellos se benefician de algunos alimentos, árboles o arbustos que aportamos para sus nidos y dormitorios.


Firme en la idea de no plantar césped ni cubrir el terreno de hormigón. (Estas imágenes son copiadas de Google y no se corresponden con mi propiedad) .Pues me apena cubrir los hormigueros u otros escondrijos de ciempiés u otros insectos.


A veces, estos animalitos nos hacen la vida imposible, como son: las moscas, los mosquitos, las homigas mantequeras, diminutas ellas que viven bajo el chalé y suben a la cocina; el susto que nos dan las culebras, al pasar, cayó una de ellas de entre las arizónicas, tenía en la boca una lagartija -por ese impulso de cazar se había caído al suelo-, el año pasado nos visitaron tres ratas, es curioso comentar que se subían al almendro y con un simple agujerito en la parta más estrecha del fruto...sacaban la almendra con sus uñas, casi un 25% del árbol fue su alimento.


Unos trece gatos viven en los alrededores de estas viviendas, todos nos compadecemos y les alimentamos, nos gustan los animales; el problema comienza cuando pensamos que, si este año han parido cuatro gatas, a cinco gatinos cada una, son veinte gatos más, si lo multiplicamos por diez años, son doscientos gatos sin control sanitario.


A mi me encantan las hormigas, me paso horas obsevándolas, son un ejemplo de orden y convivencia, muy trabajadoras ellas, diseñan perfectamente sus hormigueros, hemos visto, como hacen alrededor de la cueva unas diminutas chimeneas para que no les entre el agua de lluvia, como entran en sus cavernas a los pulgones y los usan como en una granja de vacas para sacarles durante el invierno la sustancia, cómo introducen en los hormigueros las cáscaras que nosotros tiramos de los frutos secos, para que críen unos hongos que sirva de comida para esas diminutas vacas que son los pulgones.


Me gusta vivir en el campo, la pureza del aire y el silencio.


16 comentarios:

Luis G. dijo...

Cuanta paz y alegría transmiten tu relato, amigo Goriot. Qué delicia, ver, admirar, recrearte cada día con las maravillas que te acompañan, al lado, cerca... El campo y su atmósfera, sus colores y su aliento.

Que seas muy feliz, así, Goriot.

Un abrazo.
Luis.

Anónimo dijo...

Hola Goriot,se ve en tus palabras lo mucho q te gustan los animales,q sigas así de sensible y disfrutes de lo bueno q es el campo,aunque tenga cosas molestas,como los insectos,etc....un saludo ...
biquiño kandy

mujergris dijo...

Enhorabuena por tu segunda casa y por tus gustos por los animales por pequeños que sean, tiene que ser relajante estar en el campo despues de toda una semana de trabajo, siempre hay distintas formas de campos claro... el mio es para trabajar y de verdad que cansa un poco

Goriot dijo...

Luis, amigo escritor y viajero de Castellón, sabía que te iba a gustar este relato. Admiras el senderismo y la naturaleza. Ya te lo he dicho en otra ocasión: "Aquí tienes tu casa como invitado".


Mujegris, del sur de España, esta vez has aparecido de las primeras, en otros relatos eres de las últimas. Te digo lo mismo que a Luis, te gusta este escrito porque tú tambien nos describes el sendero por donde pasas todos los días: el olivo, el puente...

Gracias a los dos por vuestros comentarios puntuales.
Un saludo muy cordial.
Goriot.

Goriot dijo...

Kandy, amiga de Galicia, no sólo me ha sorprendido tu comentario tan puntual,esque no lo había visto.
Sí, ciertamente me gustan los animales, aunque a veces molestan y asustan.
Gracias por tu comentario sincero y lleno de amistad.
Un besino.
Goriot.

María Bote dijo...

Toda alma sensible goza de la naturaleza y los animales, hasta de los más diminutos, como las hormigas. También a mí me gusta observarlas y ver lo metódicas y laboriosas que son. Pienso que tendríamos mucho que aprender de ellas.
Buen texto donde expones con amena y elegante sencillez tus gustos.
Besos. María

Mª Angeles y Jose dijo...

Cuanto sabes de las hormigas!, parece que estoy disfrutando de uno de tantos documentales que vemos en la television.

Yo se muy bien de lo que hablas, durante años disfrutamos de una casa,rodeada de todo lo que cuentas y como tu dices se aprende mucho de los animales,pero por circustancias de la vida ahora somos paseantes de los campos y las montañas,respiramos y nos alimentamos en cuanto el tiempo nos deja claro esta , de la naturaleza y sus placeres.

Besos

Goriot dijo...

María Bote, poetisa de Badajoz, paisana,las hormigas ahorran lo acumulado en la primavera y verano para su alimentación en invierno, todo ese tiempo se lo llevan encerradas. No he sido capaz de encontrar un libro que relate la vida de las hormigas.

María Ángeles y José, fotógrafos artísticos de Yecla (Murcia, incansables viajeros...Sí María Ángeles, a mi me encanta observar a las hormigas, a veces se vuelven guardianas en las ramas de los árboles para protejer y sacarles beneficio a los pulgones.

Gracias por vuestros comentarios.
Un saludo muy cordial a los tres.
Goriot.

MORGANA dijo...

Goriot,amigo mío,de veras que me cuido,pero me tiene tanto amor que cada día me ahoga un poquito más.
Creo que me vendría bién un descansito en ese bello lugar.
Besines y gracias.

Linda L. Torres dijo...

Yo comparto el mismo gusto por la naturaleza, el salir al campo y llenarme de aire puro (e inspiración).
Qué bueno que tengas un lugar apacible donde puedas descansar o pasar un rato agradable en familia. De vez en cuando es necesario salir del ajetreo de la ciudad. Yo sí lo hago porque si no, me volvería loca (más de lo que estoy) jajajaa!! y sabes amigo? a mi padre también le gusta observar a las hormiguitas...se me hace muy tierno.
Que tengas un buen dia. Abrazos mexicanos.

Anónimo dijo...

Ay, Manolo, qué envidia sana que me dás cuando hablas de tu casa de campo...me encanta el campo, escuchar a los pájaros al amanecer, respirar los olores de la naturaleza en flor, la paz, la tranquilidad de las horas vividas en plena armonía con el cosmos...me encanta, me encanta...te lo repito...disfruta mucho de tu paraiso, amigo, es todo un lujo en los tiempos que corren...
Espero hayas descansado de nuestro viaje ayer por Sevilla...otro lujo para los sentidos,jejeje...y la exposición sobre el 27, genialllllll, no te parece? escribe la crónica, como tú sabes hacer de bien, vale...
Besinos, carmendy

Goriot dijo...

Morgana, poetisa madrileña, deseo tu mejoría.

Linda, poetisa mejicana, hoy he estado observando a una araña metida en su gran obra de filamentos a la caza de moscas.

Gracias a las dos por vuestros comentarios.
Besitos.
Goriot.

Goriot dijo...

Carmendy, amiga poetisa de Badajoz, creí que esta vez no entrabas en mi blog para dejarme tus palabras encantadoras de poesía, naturaleza y fantasía divina. Estás invitada a venir a mi casa de campo.
Un beso.
Goriot.

belkis dijo...

Creo que ya te lo he mencionado alguna vez: es un lujo -y más hoy en día- disponer de una segunda vivienda, de ese lugar donde escaparse de la rutina, del ruido, de las prisas,....
Si además tu casa es tan bonita y se encuentra en un enclave tan maravilloso y natural como mencionas, entonces ya uno tiene que darse por satisfecho: no se puede pedir más!
Te felicito por ese privilegio que tienes. Un beso.

Blue dijo...

que hermosa velada Goriot, envidiable momento, que se vive a traves de tus letras..
un abrazo!

Blue

Belkis dijo...

Es fenomenal contar con un lugar para poder descansar del ruido y el estres de las ciudades. El contacto con la naturaleza siempre es alimento para el alma de un valor incalculable. Que bien que puedas disfrutar de esa maravilla de la naturaleza.
Un abrazo Gorio